sábado, 27 de octubre de 2012

KRYPTON


Krypton es un diálogo corto pero importante, escrito por el filósofo Platón. En él se establece una conversación entre Sócrates y su mejor amigo Critón. El tema de este diálogo platónico es la justicia y sobre la apropiada respuesta a la injusticia, a lo que Sócrates responde: "A la injusticia no se le puede responder con otra injusticia". Este diálogo contiene un discurso antiguo sobre la teoría del contrato social del gobierno.

 Resumen del diálogo: 

Sócrates, estando en prisión, espera la ejecución de su sentencia, cuando recibe la visita de Critón,  quién lo incita a escaparse. 
Critón, le pide a Sócrates que le hago caso y se salve, porque además de perder un amigo, teme de la opinión general, ya que la gente creerá que, Critón, habiendo podido salvarlo, no quiso desenvolver su dinero, ni ayudarlo. Sócrates le responde que no debe temer al pueblo, solo hay que atender las opiniones del entendido en la materia. No obecederlas implica perjuicios. 
Critón le dice a Sócrates, que no esté preocupado por él ni por los otros amigos, temiendo que si huye de prisión, los sicofantes los acosen por haberlo sacado en secreto, y por esa causa, tener que entregar todo su fortuna, o sufrir todavía alguna otra pena.
Critón insiste con que debe escapar de la prisión y así salvar su vida.
Sócrates no quiere escapar de prisión ya que considera que lo pactado debe cumplirse sí o sí, porque  vivió sujeto a las leyes de Atenas, a las que consideraba justas y con las que se comprometió y sintiéndose orgulloso de su ciudadanía, como todo ateniense. Si se fugara, no cumpliría con lo pactado años atrás. Para Sócrates, lo que más importa no es vivir, sino vivir bien, por tanto si él escapa fuera de la ciudad, viviría en calidad de prófugo de la ley, lo que él claramente no considera vivir bien.




Opinión personal:


Considero que es injusta la condena de Sócrates a muerte, puesto que lo han condenado por corromper a la juventud, entre otras cosas. Lo único que hacía era enseñar a la gente a alcanzar el conocimiento sin corrupción, que era lo que hacían los sofistas intentando que la población se preocupase sólo por el interés de cada uno.  En este caso, quién no fueron justos, serían los sofistas. Además Sócrates lo hacía por el bien de todos y no miraba por sus intereses individuales, solo quería una política justa. Todas las ideas deben de ser respetadas, ya que todos estamos buscando respuestas y éstas tienen que surgir por  medio de algo, y compartirla con los demás.
Pero en cuanto a su decisión de permanecer en la prisión, estoy de acuerdo, porque si salía de la cárcel sería un fugitivo y no viviría bien, por tanto se entiende que prefiera la condena, aunque eso signifique su muerte.









1 comentario:

  1. Bien Rebeca: sencillo, claro...
    Muy apropiada la imagen.
    Te enlace desde mutatis como Rebeca (II) por no perder los post del curso pasado. Otra opción es que los pases todos al nuevo blog o los repartas con Fran...
    Saludos

    ResponderEliminar